Bookmark and Share
|
  • Text +
  • Text -

Letras en Espanol

A continuación esta una serie de comunicaciones de Pomona College en relación al reciente asunto de documentación de autorización para trabajo.

Carta del presidente

1 Deciembre, 2011

A la comunidad de Pomona College

Estas últimas semanas han sido muy difíciles para todos aquí en Pomona. En cuanto supe que la ley federal iba a obligar al Colegio pedir que un grupo de nuestros empleados trabajaran con el departamento de recursos humanos debido a deficiencias en sus archivos de autorización de trabajo, planeé seguir tres principios que pensaba que deberían gobernar este proceso. El Colegio se comportaría de una manera compasiva; el Colegio sería lo más abierto posible mientras que respetaba la privacidad de cada individuo; y nuestras acciones cumplirían con la ley. Aunque nos hemos enfrentado con preguntas de muchos de ustedes acerca de nuestras acciones, estoy convencido de que hemos hecho lo mejor posible para cumplir con estas reglas.

Como ustedes saben, todo empezó con una denuncia hecha por un empleado del Colegio contra la junta de administradores acusándome a mí y a mi administración de conducta ilegal y alegando que el Colegio nunca había obligado a los empleados a proveer documentos de autorización. La investigación que siguió hizo necesaria una auditoría al nivel de todo el Colegio de los documentos legales de autorización de trabajo que reveló deficiencias en los archivos de 84 profesores, trabajadores de tiempo completo y trabajadores de tiempo parcial. Entonces, se pidió a estos empleados que fijaran reuniones para resolver los problemas con sus archivos personales según nos exigió la ley federal. En cada momento hemos intentado ser lo mas compasivos posible mientras que cumplimos con la ley, incluyendo ofertas de asistencia legal independiente, a cargo del Colegio, para cualquier persona que necesitaba ayuda en buscar la documentación necesaria. Y, según se acercaba la fecha límite para presentar los documentos, lo hicimos muy claro a los trabajadores afectados que estábamos dispuestos de asistir a cualquier persona que tenía dificultades o retrasos en obtener sus documentos.

La mayoría de estos casos fueron, como esperábamos, resueltos según los empleados presentaban la documentación necesaria. Desafortunadamente, en 17 de los casos, no se presentó la documentación necesaria y, según la ley, no tuvimos más remedio que despedir a estos empleados. Para cada persona que quedó cesada como resultado de esta situación, el Colegio pagó una indemnización por cese en base a sus años de servicio y una continuación de sus beneficios médicos actuales a cargo del Colegio hasta el 30 de junio, 2012.

Pomona College es una comunidad donde las personas se apoyan mutuamente, y todos quedamos afectados por los dolores que sufre la gente que, en muchas circunstancias, fue miembro de nuestra comunidad por mucho tiempo y que ha dado al Colegio muchos años de servicio. Este lugar también es un lugar donde los estudiantes, los profesores y los empleados están dispuestos a alzar la voz y trabajar por el cambio. De esto estoy profundamente orgulloso.

Entiendo que algunos de ustedes cuestionen las acciones del Colegio en diferentes etapas de este proceso, pero les puedo asegurar que en cada paso hemos hecho sólo lo que nos obliga la ley y, de la mejor manera posible, lo hemos hecho de una manera imparcial y con una preocupación por cada persona afectada.

Al mismo tiempo, las manifestaciones que han sucedido en el campus han subrayado que la ley actual que gobierna esta situación es excesivamente dura e implacable. Con esto estoy plenamente de acuerdo. En concordancia con mi apoyo del DREAM Act, creo que el Congreso debería aprobar reformas exhaustas y significativas de las leyes de inmigración que permitirían a aquellos que han contribuido a las comunidades como la nuestra convertirse en ciudadanos de pleno derecho, como merecen, sin la amenaza de una situación como esta. Hace mucho que se necesita esta reforma y, desafortunadamente, no se hará suficientemente temprano. Sin embargo, podemos renovar nuestro compromiso de buscar la justicia y la oportunidad para todos insistiendo en reformas exhaustas a las leyes de inmigración. Les agradecería su ayuda con este asunto.

Nuestra comunidad necesitará tiempo para cerrar la brecha que este proceso, extremadamente emocional y difícil, ha dejado. Por favor, expresen sus ideas sobre como salir adelante. Tienen mi compromiso que voy a continuar siendo abierto y honesto con ustedes.

David Oxtoby
Presidente

Carta de la junta administradores

28 Noviembre, 2011

Estimados miembros de la comunidad de Pomona College:

Estas últimas semanas han sido particularmente difíciles para la comunidad de Pomona College porque estábamos intentado cumplir con nuestra obligación de verificar los documentos de autorización de trabajo de ciertos empleados. La junta de administradores ha estado siguiendo la situación y quiere responder a las comunicaciones que hemos recibido de la comunidad de Pomona, incluyendo correo electrónico, una resolución de los profesores, un comunicado del ASPC Senate, y una carta abierta firmada por más que 40 estudiantes.

Reconocemos que se han expresado estas preocupaciones y que estos eventos ponen a prueba los valores fundamentales de nuestra comunidad. Estamos de acuerdo en que el Colegio y algunos de sus empleados se han encontrado en una situación difícil y desafortunada que hubiéramos preferido evitar. Sin embargo, mientras que muchos de nosotros pensamos que la política de inmigración de este país necesita reformas, es importante enfatizar a la comunidad que el Colegio tiene la responsabilidad de cumplir con las leyes actuales. Respetamos la dedicación del presidente Oxtoby de trabajar para cambiar las leyes de inmigración y apoyar la aprobación del DREAM Act.

Nosotros pensamos que el presidente Oxtoby y su administración han gestionado esta difícil situación de acuerdo con las tradiciones y valores de Pomona College. Se han dirigido a todos los empleados con respeto y dignamente y han respetado su privacidad. Al mismo tiempo, no han disuadido a los miembros de la comunidad de expresar sus puntos de vista y críticas sobre las acciones que se han tomado. Aunque dolorosas para todos nosotros, pensamos que estas decisiones han sido tomadas en los mejores intereses del Colegio.

Esta situación empezó como resultado de una denuncia que la junta de administradores recibió este año acusando a la administración del presidente de tener una política interna de no obtener documentación apropiada de los empleados del Colegio en el momento que son contratados y alegando que el Colegio nunca verificó la autorización de trabajo de sus empleados como le exige la ley. Los hechos, los requisitos legales y las obligaciones del Colegio son lo siguiente:

1. La junta de administradores tenía la responsabilidad de investigar los méritos de la denuncia. La denuncia alegó incumplimientos graves con la ley federal que, si fueron confirmados, pondría al Colegio en peligro de sufrir sanciones graves tanto penales como civiles. La junta de administradores determinó que la gravedad y especificación de las alegaciones obligó a la junta de administradores investigar. Como la denuncia hizo alegaciones amplias acerca de las prácticas de verificación del Colegio durante y antes de la administración del presidente Oxtoby y relacionadas con empleados en todo el campus, la junta de administradores determinó que una investigación responsable de la denuncia requirió una auditoría de las prácticas de contratación y de los formularios I-9 (Verificación de la Elegibilidad del Empleado) de todos los empleados actuales. Algo menos que esto no hubiera resultado en una conclusión fiable sobre la denuncia y el cumplimiento del Colegio con la ley federal.

La junta de administradores contrató expertos en las leyes de inmigración del bufete Sidley Austin para llevar a cabo la investigación y para aconsejar al Colegio sobre sus obligaciones legales. El Colegio sigue recibiendo consejos de Sidley Austin, y como cualquier organización responsable que contrata expertos como ellos, valoramos sus recomendaciones.

2. Concluimos que las políticas del Colegio cumplen con la ley. No obstante, se descubrieron algunas deficiencias de documentación. Después de que se completó la investigación, concluimos que el proceso del Colegio de verificar y documentar la autorización de trabajo legal de empleados en el momento en que los empleados fueron contratados cumplía, ya ahora cumple, con las normas de la ley y que no existe información que apoya las alegaciones contra la administración y el Colegio. Antes era, y ahora es, la política del Colegio requerir que futuros empleados presenten documentación de autorización de trabajo durante el proceso de contratación. Sin embargo, como ha sido reportado, se descubrieron deficiencias en la documentación I-9 de 84 empleados actuales – trabajadores de tiempo completo, profesores y trabajadores de tiempo parcial.

3.No cumplir con la ley implica riesgos graves para el Colegio. Un empleador con documentos I-9 deficientes no cumple con sus obligaciones legales hasta que haya verificado los documentos de sus empleados y corregido las deficiencias. No cumplir con la ley podría poner al Colegio en peligro de perder su capacidad de llevar a cabo sus objetivos educativos. Un empleador puede estar sujeto a multas civiles, sanciones penales y embargos de participar en contratos y becas federales y estatales, incluyendo becas de investigación y ciertos programas de asistencia financiera para los estudiantes. Estos riesgos para la institución destacaban aún más porque el gobierno está insistiendo con firmeza en que los empleadores cumplan con las leyes I-9.

4. La administración ha gestionado el asunto con sensibilidad, transparencia y respeto por la ley. En tratar con cada empleado afectado, el presidente Oxtoby y su administración han intentado respetar la confidencialidad de cada individuo mientras que cumplen con la obligación legal del Colegio de responder de una manera razonable y arreglar los problemas lo antes posible.

  • Se repartieron las primeras cartas a mano para asegurar que cada empleado recibiera la carta y tuviera el máximo tiempo posible para responder. Se repartieron las cartas en sobres sellados y confidenciales para proteger la privacidad del empleado.
  • Se fijaron reuniones individuos con cada empleado para explicar el proceso y dar una lista de la documentación requerida.
  • El departamento de recursos humanos ha dejado la puerta abierta para contestar cualquier pregunta durante este proceso. Están recordando por escrito a cada empleado con deficiencias de documentación que todavía no están resueltas.
  • Las primeras cartas, los recordatorios y las listas de documentación estaban preparados tanto en inglés como en español para evitar confusión. Un interprete que hablaba el español estaba disponible para todas las reuniones que se fijaron con el departamento de recursos humanos.
  • Aunque no tenía la obligación de hacerlo, el Colegio proveyó a los empleados de recursos legales, a cargo del Colegio, para obtener asistencia en reunir la documentación necesaria. Cualquier empleado afectado podía utilizar los servicios de uno de dos abogados en el área de Los Ángeles que estaban seleccionados por su reputación y su habilidad en ayudar a personas con cuestiones de autorización de trabajo e inmigración. Los empleados también tenían la libertad de contratar, a cargo suyo, a cualquier otro abogado para ayudarles en resolver las deficiencias de su documentación.

5. Se están tratando a todos los empleados imparcialmente y los empleados tienen tiempo para reunir la documentación apropiada de autorización de trabajo. Los empleados afectados tenían desde el 7 de noviembre hasta el 1 de diciembre para solucionar las deficiencias en su documentación. Hasta ahora, 62 de los 84 empleados afectados lo han hecho. Apoyamos la determinación de la administración que este tiempo es suficiente para reunir o reponer documentos perdidos mientras que el Colegio cumple con sus obligaciones legales. Para muchos documentos perdidos, las reglas I-9 permiten al empleado presentar un recibo de la solicitud de un documento nuevo. Para la mayoría de estos documentos, como la tarjeta de la seguridad social, el pasaporte estadounidense o la tarjeta de residente permanente, se puede obtener un recibo demostrando la solicitud de un documento nuevo el mismo día en que se hace la solicitud. El departamento de recursos humanos y los recursos legales han sido y todavía están disponibles para asistir a cualquier empleado que necesita ayuda en obtener sus documentos.

6. Reafirmamos el compromiso de Pomona College a un entorno global. Ahora, la junta de administradores, como la administración, sigue con la esperanza de que todos los empleados puedan solucionar sus asuntos. La administración ha sido adecuadamente sensible con las dificultades a las que se enfrentan los empleados que no pueden demostrar su autorización de trabajo. Para los que quedan cesantes como resultado de esta situación, el Colegio pagará un indemnización por cese en base de sus años de servicio y una continuación de sus beneficios médicos actuales a cargo del Colegio hasta el 30 de junio de 2012. Compartimos plenamente este enfoque.

La resolución de los profesores, apoyada por el comunicado del ASPC Senate, dice:

Los profesores expresan su preocupación sobre las acciones recientes del Colegio acerca del estatus de inmigración de docenas de profesores, empleados y estudiantes. Nos preocupamos por el mensaje que esta auditoría da, particularmente como afecta el clima del Colegio y nuestros objetivos educativos. Este asunto nos afecta a todos. Pedimos que la junta de administradores reafirme su compromiso a un entorno global que acoja a las personas a pesar de su raza, color, credo, religión, origen nacional o étnico, sexo, género, edad, orientación sexual, identidad de género, estado civil, embarazo, discapacidad, condición médica, estatus de veterano y estatus de inmigración.

Respetamos el apoyo de los profesores y los estudiantes de esta resolución y tenemos el placer de hacer el comunicado pedido con las modificaciones indicadas:

La junta de administradores por la presente reafirma su compromiso a un entorno global que acoja a las personas a pesar de su raza, color, credo, religión, origen nacional o étnico, sexo, género, edad, orientación sexual, identidad y expresión de género, estado civil, embarazo, discapacidad, condición médica, estatus de veterano, estatus de inmigración, estatus socioeconómico o filosofía política y económica, en concordancia con la ley.

Nuestra función como miembros de la junta de administradores es ayudar a fijar la dirección estratégica del Colegio y ser encargados de los recursos y la reputación del Colegio. Continuamos activamente a seguir esta situación en el Colegio y estamos disponibles para dar orientación y consejo al presidente y su administración cuando nos necesite.

Sinceramente,
Paul Efron ‘76
Presidente de la junta de administradores
de parte del comité ejecutivo de la junta de administradores de Pomona College

 

Carta del presidente

8 Noviembre, 2011

Para: La Comunidad del Colegio de Pomona

Como probablemente saben, ayer el Colegio pidió que algunos empleados fijaran una reunión con el departamento de recursos humanos acerca de sus archivos de personal. Aunque lamento que los asuntos confidenciales sobre cuestiones de personal se hayan hecho públicos, pienso que es importante dar a la comunidad una perspectiva general de la situación para evitar información errónea. 

Este año, alguien inició una denuncia contra la junta de administradores del Colegio acusando a la administración de tener una política interna de no obtener documentación apropiada de los empleados del Colegio en el momento que son contratados y alegando que el Colegio nunca verificó la autorización de trabajo de sus empleados. 

Dada la gravedad de estas alegaciones, la junta de administradores se encontró obligada a investigar y la junta de administradores contrató expertos en las auditorías para llevar a cabo la investigación. Como la denuncia alegó que la situación lleva bastante tiempo así, revisaron los archivos de todos los empleados de Pomona College para determinar si el proceso de documentación del Colegio fue efectivo y si el Colegio había seguido dicho proceso. La administración del Colegio no asistió en conducir la investigación, aparte de proveer información como y cuando se la pidieron y contestar preguntas.

Después de que se cumplió la investigación, la administración concluyó que el proceso del Colegio de verificar y documentar la autorización de trabajo legal de sus empleados en el momento en que los empleados son contratados cumple con las normas de la ley y que no existe información que apoya las alegaciones contra la administración o el Colegio. 

Sin embargo, se descubrieron algunas deficiencias en la documentación de algunos empleados—incluyendo profesores, trabajadores de tiempo completo y trabajadores de tiempo parcial. La ley obliga al Colegio a verificar de nuevo la autorización de trabajo legal de dichos empleados.

Los 84 empleados afectados fueron notificados por el departamento de recursos humanos y el departamento les pidió que fijaran una reunión confidencial, uno-a-uno, para hablar del problema con su archivo.  Esperamos que se resuelvan estos asuntos y estamos trabajando para resolverlos a lo más rápido posible. De hecho, algunos de estos casos ya han sido resueltos. 

Mientras que trabajamos hacia una resolución del asunto, espero que todos recuerden que estas cuestiones de personal son privadas. En una comunidad como la nuestra, donde damos mucha importancia al discurso civil y al respeto mutuo, pido que todos reafirmen nuestros principios de equidad y respeto para la privacidad de cada individuo. 

David Oxtoby
Presidente

Communications

Social Media